Paraguay será el menos golpeado al cierre 2020

08 DE OCTUBRE DE 2020

La pandemia tendrá efectos devastadores para la economía lati­noamericana. El PIB del blo­que se desplomará este año un 9,1% (la peor cifra desde que hay datos: hace 120 años), el desempleo subirá hasta el 13,5%, la pobreza alcanzará a un 37,7% de la población (siete puntos más) y la inequi­dad seguirá picando al alza en la que es, de por sí, la región más desigual del planeta, de acuerdo al último reporte de la Comisión Económica Para América Latina (Cepal). Según las nuevas proyeccio­nes, Paraguay caerá -2,3% desde los -2,6% previsto ante­riormente. En tanto, Cepal sugiere, en fin, que el conti­nente va camino de perder en solo un ejercicio “un decenio en términos económicos, y casi un decenio y medio en términos sociales”, según el diario El País, de España.

El PIB per cápita, la mejor medida del bienestar mate­rial de la población, caerá aún más: hasta el 9,9%, niveles no vistos desde 2010. Por subre­giones, la mayor caída de la renta por habitante se pro­ducirá en América del Sur (9,4%), seguida de Centro­américa y México (8,4%). Y la profundidad de la caída en abril y mayo, los meses más duros de las distintas cuaren­tenas, “sugiere que la reacti­vación del crecimiento será más lenta de lo esperado”. La dinámica de la inversión no es precisamente un buen augu­rio: está sufriendo, constata el organismo comandado por Alicia Bárcena, un “descenso significativo” tras un 2º tri­mestre aciago.

Paraguay será el más fuerte en el continente, con la menor caída entre todos los países. Brasil, Argen­tina y Perú, junto con Vene­zuela, liderarán las caídas, en el otro extremo (ver info). América Latina está, “sin dudas”, ante “la crisis econó­mica y social más fuerte que ha experimentado la región en varias décadas, y pone de manifiesto las debilidades estructurales de las econo­mías”, advierten los técni­cos del organismo con sede en Santiago de Chile.

Los puntos débiles limitaron las posibilidades de respuesta a la crisis sanitaria en países que cargan con el lastre de sistemas de salud deficientes y poco equitativos, elevada informalidad laboral -que amplifica un golpe como el del coronavirus- y magros sistemas de protección social. Los economistas de la Cepal llaman a olvidarse de las estrategias de ajuste que guiaron las políticas oficia­les en años anteriores y piden apostar por planes fiscales y monetarios expansivos, aún más de los ya aprobados en los últimos meses.

Vote