Cuidados en el control de chinches en la cultura de la soja

Cuidados en el control de los chinches en la cultura de la soja                                                                                                                                                                                                                             Los chinches, más conocidos como “fede-fede”, son considerados uno de los insectos-plagas más importantes en la cultura de la soja. Por alimentarse de las vainas, alcanzan en la parte interna de ellas los granos, afectando seriamente la productividad, la calidad fisiológica y sanitaria de la semilla. El perjuicio con chinches en la cultura de la soja se está elevando a cada cosecha en función del aumento demasiado de las poblaciones, descuido con el monitoreo preciso de la plaga y aplicaciones de productos inadecuados que favorecen el desequilibrio y la reaparición de forma más rápida de este enemigo tan nocivo. Esta plaga aspiradora puede iniciar la colonización de las plantas de soja ya al final del período vegetativo. Siendo que, a partir de la aparición de las primeras vainas, podemos observar el aumento de las poblaciones de chinches, pudiendo estos niveles elevarse entre el final de la formación de las vainas y el inicio del llenado de las semillas, período en que la soja es más sensible al ataque de estos insectos. Cuando tratamos de cultivos de soja destinados a la producción de semillas, los perjuicios originados por los chinches deben ser los menores posibles. En estos cultivos, los niveles para la toma de decisiones de control se reducen a la mitad en relación a las de producción de granos destinados a la industria. La falta de cuidado en el combate a esta plaga puede llevar a daños muy significativos, pues las lesiones generadas por la picadura del insecto afectan directamente la germinación y el vigor de las semillas. La visualización de las chinches en los cultivos de soja a menudo puede pasar desapercibida en función de estos insectos a buscar lugares más frescos dentro de la cultura en las horas más cálidas del día. También, por ser plagas que se alimentan directamente de las semillas de soja, sus daños, aunque serios, no son fácilmente perceptibles durante el desarrollo de la cultura y los problemas a menudo se vuelven críticos en el momento en que el productor va a cosechar su productor de la agricultura. Por lo tanto, es fundamental la adopción de las tácticas de manejo integrado, evitando poblaciones y ambientes desequilibrados y mayores perjuicios a los campos de producción. Los cuidados con el chinche deben iniciarse desde temprano en las labranzas y con énfasis en los estadios R3 al R6, períodos críticos de ataque. Durante el monitoreo, cuando el destino de la soja es para la obtención de semillas, el nivel del insecto considerado seguro por la investigación no puede sobrepasar un chinche / m en el paño de batida. De esta forma, y ​​observando a todas estas recomendaciones, el productor logrará alcanzar el éxito en su cultivo y aún obtener semillas de alta calidad. Mauricio De Bortoli – Ingeniero Agrónomo Fuente Revista Agro Campo Marcio Spier Tec. Agropecuario Por Agro Regional

Vote