Costo de regalía atenta contra uso de semillas certificadas, según Aprosemp

Los altos costos de las regalías no terminan de convencer y esto propicia a que los productores se vuelquen aún más al uso de semillas propias, disminuyendo las ventas de semillas certificadas, de acuerdo a lo que señaló el presidente de APROSEMP, Hugo Acosta.

“Se instaló una nueva tecnología con un costo de regalía que para el productor parece muy alto. No es muy justo lo que se está pagando y también el sistema no es lo ideal en la estructura de valor por parte de Monsanto. Es una situación que tenemos que rever”, afirmó.

Afirmó que hace cinco años atrás, los miembros de APROSEMP llegaban a una producción de semillas certificadas de soja de cerca de 1.800.000 bolsas y que en la última zafra se tuvo una producción de  1.200.000 bolsas, resultando en una disminución del 33%.

“Es un panorama preocupante porque cada año registramos una disminución en la utilización de la semilla certificada. También se observa que hace cinco años atrás Paraguay importaba por ejemplo, 300.000 bolsas de semillas anuales de Brasil y Argentina y que hoy está importando 30.000 bolsas nada más. El resto es todo producción de semilla propia en el país”, afirmó.

El presidente de APROSEMP mencionó que con ese mote de uso propio el productor está haciendo una venta directa entre productores, entre las propias fincas, en camiones, en bolsas inadecuadas, con lo que se convierte ya en una ilegalidad que atenta contra empresas legalmente constituidas.

En el último quinquenio, la superficie de siembra de soja pasó de 3.157.000 hectáreas a 3.310.000 hectáreas, representando un incremento del 5% a nivel país, según registros de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas, (CAPECO).

En este sentido, señaló que “si subimos la superficie de siembra, lo ideal es que subamos también en el porcentaje de utilización de semillas certificadas y eso no está aconteciendo”.

El directivo apeló a la conciencia de los productores para que confíen en las semillas certificadas nacionales porque según sostuvo, proviene de un un sector altamente técnico con variedades de punta y posicionamiento de época de siembra oportuna, además de tener sus ventajas como el hecho de que se enmarca en todos los parámetros legales y que cuenta con la garantía de devolución en caso de que no se encuentren los cultivos según el agrado de los productores.

Lanzada en el año 2014, la soja Intacta RR2 Pro es utilizada por pequeños, medianos y grandes productores de todo el país y existen casos como el de Avelino Vallejos de Vaquería, Caaguazú quien compartió su caso de que con esta tecnología y con la asistencia técnica de INBIO y el MAG tuvo un ingreso bruto de US$ 6.200 este año, en su parcela de cinco hectáreas.

Así también existen productores como Sieghart Bronstrupp, de la Coordinadora Agrícola del Paraguay, filial Itapúa, quien mencionó que en su parcela este año hubo variedades más tradicionales de la misma Monsanto que tuvieron un mejor rendimiento que la nueva “Intacta”.

El alto costo de regalía de la nueva generación de semillas de soja influyó en las ventas de semillas certificadas nacionales e importadas, informó Hugo Acosta, presidente de la Asociación de Productores de Semillas del Paraguay, (APROSEMP).

Vote